Síntomas embarazo

¿Pánico ante la falta de síntomas?

¡Que levante la mano la que no se haya vuelto un poco majara durante la betaespera!

Uno de los momentos más difíciles de cualquier tratamiento de reproducción asistida es la espera del resultado del embarazo, o sea, la famosa betaespera. En realidad, tanto si has pasado por un tratamiento de fecundación in vitro como si lo has estado probando de forma natural, es durante estas dos semanas en las que el sentimiento de cagalera más se intensifica.  ¿Me habré quedado embarazada? ¿Habrá sido esta la buena? ¿habremos hecho diana?

Son muchas las dudas e ilusiones que van pasando por nuestra mente y como es lógico, en caso de habernos sometido a un tratamiento de reproducción asistida, la locura es un poco más acentuada llegándonos a preguntar: ¿cuáles son los síntomas del embarazo? ¿los estoy experimentando? ¿soy capaz de reconocerlos?

Durante estos días buscamos desesperadamente cualquier síntoma que nos ayude a disipar la duda de si hemos conseguido el deseado embarazo. La realidad, es que por mucho que nos comamos la cabeza, la única forma de saberlo es esperando.

Pues sí, un palo esto de tener que esperar

Lo sé, un poco palo. Otro día os contaré las actividades que hacía para no intentar pensar mucho en el tema.

En mi caso, de las 4 veces que me he quedado embarazada, nunca he notado ningún síntoma evidente de embarazo. Ni náuseas, ni hinchazón de barriga, ni dolor de pechos, ni mareos, ni más ni menos hambre, ni más ganas de ir al baño. NADA de NADA. Ni tan siquiera tuve síntomas en mi última transferencia que me quedé embarazada de gemelos y las hormonas se dispararon como las de los adolescentes en plena pubertad.

Lo único que noté en las 4 veces que conseguí que se produjera la implantación embrionaria fueron unos leves pinchazos en los ovarios como si me clavasen unas mini agujas durante algunos minutos. Pero ojo, porque en el embarazo de los gemelos no lo noté hasta el día de hacerme el test de orina y a decir verdad estaba bastante agobiada pensando que me iba a enfrentar a otro blanco nuclear. Así que NO PANIC si no notáis nada. Ni es bueno ni malo.

Depende de cada cuerpo y por lo que he leído embarazo. Una misma mujer puede vivir dos embarazos de forma muy distinta.

De todos modos, para que os riais un poco y veáis que es totalmente normal buscar síntomas durante la espera,  os confesaré que todas las veces que tuve que enfrentarme a una betaespera me agobié tanto durante los últimos días que hasta llegué a desarrollar un tic que consistía en tocarme los pechos cada dos por tres para comprobar si me dolían.

Un comportamiento de lo más femenino y racional 😉

Así que ¡ánimo con intentar mantener la calma y suerte con los resultados!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s